El 1 de junio de 2016 el Ministerio del Interior inscribió a Béjar 68 en el Registro Nacional de Asociaciones. El 23 de septiembre presentamos públicamente la iniciativa en el Casino Obrero, y en diciembre organizamos nuestra primera actividad.

Cerramos nuestro primer año de existencia cumpliendo los objetivos que nos marcamos al poner en marcha esta aventura: Disponer de una plataforma a través de la que canalizar las actividades, dar a conocer la iniciativa y organizar las primeras acciones.

Las cosas están saliendo como esperábamos. Los bejaranos han acogido la asociación y el proyecto con alegría y generosidad. Eso nos reafirma en la creencia de que en nuestra ciudad hay espacio para hacer cosas distintas y gente dispuesta a colaborar y participar de distintas maneras.

La conferencia inaugural con la que presentamos Béjar 68 congregó a más de medio centenar de entusiastas. Fue un buen inicio. Y las jornadas de tapas revolucionarias tuvieron una excelente acogida. Tanto que algunos de los locales participantes han incorporado de manera permanente las tapas a sus cartas. No tenemos las cifra de cuántas pudieron servirse a lo largo de la semana en la que se ofrecieron, pero a tenor de lo que nos han comentado en la oficina de turismo y en los 10 establecimientos participantes, han sido un éxito que dejó más de un día los expositores vacíos y que tendrá continuidad en próximos años.

Por otra parte, la labor pedagógica que sustenta el proyecto ha dado sus primeros pasos: Una clase en la Universidad de la Experiencia y varias charlas con asociaciones de vecinos, a las que se sumarán en breve las primeras actividades docentes en centros de enseñanza de la ciudad.

Comenzamos 2017 con más de 60 socios de pago y uno de honor (que también lo es de número, el profesor Mariano Esteban De Vega). Estamos incorporando a nuevos miembros a la junta directiva, y en enero crearemos un comité científico para organizar las tareas de investigación.

Pero lo mejor está por venir. Trabajamos en el calendario de actividades para 2017, donde a la gastronomía se sumará el turismo histórico, el deporte y alguna sorpresa más.

La aparición de varias fotos inéditas de la revolución, propiedad de un coleccionista particular con el que estamos en contacto, ha sido un empujón más al ánimo de los que encabezamos esta aventura: Los revolucionarios que nos miran desde las imágenes tomadas por Juan Cambón (las más antiguas que se conocen hechas en Béjar) nos animan a continuar trabajando. Y el apoyo de bejaranos y foráneos que se suman al proyecto. Algunos de ellos, bisnietos y tataranietos de los protagonistas de los sucesos de 1868, con historias interesantísimas que iremos contando.

Termina 2016 y nos asomamos al año previo a nuestra conmemoración. Y antes de ponernos la guerrera de los domingos queremos dar las gracias a todos los que estáis respaldando a Béjar 68. Contamos con vosotros para lo que viene, que será mucho y bueno.

¡Feliz 2017 para todo@s!