Lo hace de la mano de una magnífica maqueta elaborada por Vicente García y su hijo Carlos, que han trabajado a lo largo de todo el invierno para reconstruir la única imagen que se conserva de la Puerta de la Villa, o de Ávila, que daba acceso a Béjar por el norte desde La Corredera.

A partir de la fotografía de Juan Cambón, el francés afincado en Béjar que contribuyó a poner a la ciudad en la historia contemporánea a través de sus imágenes, que se encuentran entre las más antiguas de las que se tiene conocimiento, los artistas han recreado la estructura emblemática tras la que los bejaranos se defendieron de las tropas isabelinas el 28 de septiembre de 1868.

La imagen revolucionaria de la puerta es la única que se conserva de ella, ya que fue derribada en 1876.

En la elaboración de la maqueta padre e hijo han tomado como referencia la medida de un español medio de la época (1’63 centímetros), usado al corneta que aparece en el lado derecho de la imagen como guía para escalar las medidas de las edificaciones.

Para recrear a los milicianos que aparecen en la foto se han utilizado los populares clicks de Playmobil como improvisado ejército que, armados con fusiles y cañones artesanales, aguardaba la llegada de las tropas comandadas por el brigadier Nanetti.

La exposición se completa con la foto de Cambón en gran formato, acompañada por dos mapas de la época donde pueden localizarse los sucesos, y otras imágenes más pequeñas de Béjar a finales del siglo XIX.

El horario de la muestra, de carácter gratuito, es de martes a viernes por la tarde (de 17 a 20 horas), los sábados por la mañana (11 a 14) y tarde (17 a 20) y los domingos por la mañana (11 a 14) hasta el domingo 29 de abril.

Además, el sábado 21, a las 12 horas, Vicente García Manso ofrecerá una charla en el propio ábside de San Gil para explicar cómo se ha elaborado la maqueta.